domingo, 28 de diciembre de 2014

back for Christmas

Mi tren llegó con un poco de retraso y no había nadie en la estación esperando. En realidad, no se lo había dicho a nadie, me hacían en el sur celebrando de otra manera la Navidad. Fui andando a casa, hacía tanto tiempo que preferí caminar por dónde siempre, atravesando el bosque. Pasó un coche, iba despacio y se paró.

- ¿Jimmy Hoffman?

Era una mujer, pero yo no conseguía ver quién era, el coche estaba oscuro y ella llevaba un pañuelo atado a la cabeza.

- ¿Sí?
- ¡Sube! Soy Milly, ¿no te acuerdas? 
- ...
- ¿At last, home for Christmas?

No me atreví a abrir el coche sin cerciorarme de quién me estaba hablando, conocía esa voz, su risa y su sarcasmo... 

- ¿Milly?
- ¡Vamos! ¿No me irás a decir que te has olvidado de la pesada de Silly Milly?
- ¡Milena Crambie! Por supuesto, ¿cómo te va?
- Anda sube, que se me va a acabar la gasolina de estar aquí parada...

Subí, estaba bloqueado, me pasé casi toda mi infancia tomándole el pelo y riéndonos de ella porque no sabía correr como un ser humano. Ahora era toda una mujer. Me llevó hasta casa contándome que cuando me fui ella empezó un curso de maestra en la escuela y ahora era la directora del colegio del pueblo. Me contó orgullosa que había ya más de 450 niños en sus aulas y que registraban los mejores resultado del condado. Conducía con unos guantes de cuero negros, mirándome de vez en cuando para ver si atendía, yo la miraba ensimismado, su coche olía a bizcocho de chocolate como su casa.

- Bueno Jimmy, ya hemos llegado... Espero verte estos días. ¿Cuándo te vuelves?

Quería decirle que después del paseo con ella, Boston se presentaba monótono y aburrido, que quería recorrer el país con sus rizos y sus guantes de cuero. Pero no tuve valor...

- Pues no tengo billete de vuelta, veré como se desarrollan las vacaciones... Hace mucho que no vengo y quiero descansar. ¿Estarás por aquí Milly la pecosa?
- Ahora no puedes llamarme así, soy toda una autoridad en el condado de Hamilton.
- Usted perdone, dudo que el estado de Ohio cuente con una directora de su nivel ja, ja, ja Espero que no te vayas muy lejos, creo que eres de las pocas caras conocidas que quedan por aquí.
- No Jimmy, tú y Mable fuisteis los únicos de nuestro año en ir a la universidad, todos seguimos por aquí.

No tenía ni idea, ni siquiera sabía que Mabel Gray había conseguido entrar en Cleveland.

- Tengo que ponerme al día con demasiadas cosas, ¡nos vemos!
- Merry Christmas, y saluda a tus padres de mi parte.

Estaba de vuelta. Aunque no nevaba, todo estaba blanco de la noche anterior. Me giré, pero el coche de Milly ya se veía como un puntito azul entre los árboles." Nadie sabía de mi llegada y no solía escribir mucho a mis padres. Venía a recuperar lo que perdí, hacía casi dos años, aquella mañana de septiembre de un portazo. El paseo con Milena me lo había hecho olvidar.

I was home for Christmas como había dicho ella... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario