sábado, 31 de marzo de 2012

La beauté

Como todos los sábados por la mañana, estaba sentada en el sofá del salón releyendo a Dickens. Budy Holly sonaba atronador y mi hermana extendía yema de huevo por su delicado cutis.

- Deberías hacerte esto Grace, es buenísimo para la piel y deja ver tu belleza natural.
- Eso no es precisamente natural, solo con aplicarte algo en la cara ya estás eliminando su naturalidad.
- ¡Qué pretendes! Estar guapa no es artificial, para mi es inherente a la mujer... Bueno a menos que seas como la pobre Debbie...
- Eres una superficial sin principios Linda..
- Mi único principio es la belleza también está en el exterior. Una chica no puede parecer bonita sin estar aseada, bien peinada y vestida. Sería imposible que un hombre se enamorara solo por hablar con la mujer más encantadora del universo si esta lleva pantalones sucios y un moño de hace tres días. 
- No, sería natural. Sería amor, algo que tú no conoces, ¿de verdad te gustaría saber que tu marido se casó contigo solo porque eras bonita?
- No, me gustaría comprobar que todas las horas que he dedicado a mi, que tampoco son muchas. Ya ves, una hora todos los sábados para disimular las horas que he pasado agachada fregando o lavando platos. Saber que este pequeño amor propio ha servido para que el hombre de mi vida se fijase en mi. 

Innevitablemente solté una enorme carcajada.

   Linda era una mujer hecha y derecha. Yo solo me metía con ella para que reforzara sus argumentos estéticos del amor. Era una chica maravillosa que a sus veinte años jamás había sido amada por nadie. Yo estaba segura de que alguien, el hijo del carnicero o los dos hermanos Johansson, pensarían alguna vez en echarle valor a la vida y declararle su eterno amor. Llevaban años persiguiéndola por las ferias de Mobile. Y ella seguía dedicandose esa hora y media larga todos los sábados.

miércoles, 28 de marzo de 2012

Cover of love

No hacía frío, pero tampoco calor. En la estación olía a tabaco y a patatas fritas. Página tras página, palabras y más palabras. Seguía por el capítulo cuatro y todavía no había pasado nada. En realidad no estaba prestando atención a la lectura. Pensaba en si de verdad te quería, bueno no querer, pensaba en el hecho de pensar alguna vez en ti de forma diferente... Menudo lío. Tan solo estaba reflexionando sobre tú, tu vida y lo cerca que has estado siempre. Pensé en el color de tus ojos, en el queso que te gusta. Pensé en el fútbol y una canasta, qué mezcla. Pensé en ti, en mi, pensé en el metro. Pensé en Madrid y en Alemania. Pensé en todo, pensé... ¿pienso? Pensé que si la Vida quiere, la Vida querrá, pensé y me repetí mil veces que la paciencia es la madre de la ciencia. Soy más de literatura pero me lo creo. Si esperas conseguirás pero si te precipitas solo lograrás la undécima versión de un fracaso.

viernes, 23 de marzo de 2012

definition of a temporary situation

No tengo paciencia. Soy inestable e insoportable. Soy, quizá por ello original, diferente. Diferente en cualquier sitio, situación o idioma. Tengo acentos raros y voces distintas, actúo, no sé si bien, de otra manera contigo que con ellos. Soy otra y yo al mismo tiempo. Soy así desde que tengo 13 años aproximadamente. Digo las mismas cosas que mi madre pero tú no la conoces. Como igual que tú, pero un poco menos. Canto, canto, sí, cantar se me da bien. Hablo por los codos y rodillas si se puede. No paro. Tengo cosas que contar y que me han contado. Escucho música, y melodías que me invento me acompañan en mi rutinario paseo de la estación a casa y de casa a la estación. Tú, en cambio coges el autobús solo, y no sé dónde ni cómo. No sé en que lugar te encontraré, ni si te encontraré siquiera. Pero sigo sin tener paciencia así que date prisa. 

viernes, 16 de marzo de 2012

waiting

Espero encontrarte al otro del andén mirándome distraídamente. Espero que te bajes del próximo bus, o que subas conmigo en el mismo. Espero que piques el billete conmigo en la linea 10. Espero que estés sentado en la parada de enfrente medio dormido a las 9.00 de la mañana. Espero verte y no verte a la vez. Espero girar la cabeza y pillarte por sorpresa saliendo de casa para ir a la universidad después de comer. Espero y espero y seguiré esperando hasta el día en que se me olvide esperarte y me sorprendas. 

lunes, 12 de marzo de 2012

telegrama

- Por favor cuando vengas tráeme una gran pizza, me muero de hambre. 


PD. Acuérdate de no ponerle champiñones, lo afean todo. 

lunes, 5 de marzo de 2012

cinta amarilla

Dos días y medio. 
Mucha gente.
Muchas voces, gritos y sonrisas. 
Muchas  cosas que contar.
Un segundo.
Unos ojos y su nombre.
Un autobús y una historia.
Un por qué y un por qué no.
Un a lo mejor y un nunca.
S.I