sábado, 27 de septiembre de 2014

You're always welcome

Querido Septiembre

Ayer pensé que noviembre sería aún más difícil. Me dije que sin el sol y las lluvias de otoño todo se haría más pesado. Sabía que lloraría más que nunca, que me empezaría a aficionar a dormir de más y a comer dulces. Supe en ese sábado gris y deprimente que este año sufriría el nubarrón de noviembre como jamás lo había percibido antes. Me encanta ser melancólica y echarle un poco de nostalgia al asunto. Pero sé que noviembre no va a ser sencillo...

Por ahora está siendo de aúpa y eso que ha salido el sol. Pero sé que noviembre... noviembre va a ser peor. Octubre como siempre, espero que sea maravilloso. 

Te quiere, 

Mayo. 

martes, 23 de septiembre de 2014

Usual conversation

Recuerdo estar sentada, temblando. Venías hacia mí mirando alrededor, como disimulando haberme visto. Llevabas unos pantalones cortos y unas alpargatas, llevabas la camiseta azul que me gusta tanto. Estabas nervioso, o yo me dije que estarías nervioso, yo estaba que me moría. Hacía un par de semanas que salíamos juntos y era diferente, todo era nuevo. Era genial ver cómo venías hacia mí con vergüenza, te hacía más humano...
 
-Bueno, siento haber llegado tarde, ¿nos vamos?
-Has llegado tarde aposta y lo sabes, pasas de estar aquí esperando como un idiota. Que sepas que es la última vez que te espero.
-Qué mala eres Lancey, madre mía....
 
Eres la única persona con la que siempre he podido ser yo misma. Eres el único que consigue que me ría de lo 'mala' que soy. Aquel día, bueno, hacía ya un par de semanas, había empezado a estar segura de quién era. Porque soy yo gracias a que existes.

sábado, 20 de septiembre de 2014

Gonna get better

Vivimos esperando ese momento. Vivimos para la aventura.  Durante mucho tiempo somos capaces de imaginarla, de jugar a que es cierto, a que ya está aquí. Nos sentamos y hablamos de ello, viajamos en coche e imaginamos que está con nosotros. A veces, en cambio, llegan otros momentos. Son días angustiosos, nos ahogamos en una idea. Pensamos que jamás llegará, escribimos la peor versión de la historia o todo lo contrario. Como digo, nos ahogamos en esa idea, viendo que en realidad nunca fue posible. Sin embargo, al cabo de los años, cuando aprendemos a esperar, llega. Esperar no es no quejarse y dejar que pase el tiempo, es vivir con alegría y expectación hasta que llega el momento.

Porque vivimos esperándolo, vivimos para esa aventura.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Eso es lo que pasa

No se había levantado el sol cuando apareció con los ojos medio abiertos, mi gordito.

-Guten Morgen, mami. 
-Buenos días mi sol, ¿has dormido bien? ¿qué has soñado?
-Mmmh... si.. no me acuerdo.

Le serví el desayuno mientras me lo comía a besos. Se parece muchísimo a su padre, tiene los ojos más oscuros. Empezó a preguntarme cosas sin mucho sentido, seguía medio dormido. 

-Imagínate que soy un caballero ¿vale? Los caballeros no desayunan leche, ¿lo sabías mami? Desayunan carne con patatas, me lo dijo el otro día la profe, porque lo ponía en un cuento. Y además, la leche ni está rica ni nada. 
-Si no te terminas la leche me voy a enfadar, cuento tres...

Se la bebió de un trago después de un par de tostadas, es un niño muy obediente. Empezó a llorar Clara, tenía que cambiarla,. Le dije que se lavara la cara y los dientes, sabía que lo haría, cuando dejara de argumentar sobre el buen desayuno de un caballero.  Le caían gotas de leche por la boca cuando salí de la cocina, al rato me estaba pidiendo que le abrochara el pantalón, le peiné y le di otros mil besos. 

-Mami, sabes que las madres de los caballeros son las más guapas, como tú. 
- Claro... Pero el mejor caballero eres tú, ¿no? 
-Soy el único que conozco. 


ánimo

- ¿Nos levantamos con ganas de arrancar la úlitma hoja? ¿Con energía para abrir puertas y cerrar épocas de la vida? ¿Nos levantamos para comernos las palabras y partirnos el cuerpo por hacerlo lo mejor posible? ¿Nos levantamos con risa suficiente para celebrar el triunfo, gritar ¡victoria!? ¿Nos levantamos con lágrimas en los ojos para llorar de alegría? ¿Dí, estás listo?
- Por favor Inés, es solo un examen...
-Es el último, el fin de la época escolar, olvidá las mochilas pasamos a la carpeta, a llegar tarde a clase y que nadie diga nada, a tomarnos un algo a la salida de clase, a hablar de lo que de verdad nos gusta...
-Deja el acento argentino, pareces un anuncio de Coca-cola.
-Era la gracia. 


lunes, 15 de septiembre de 2014

hopeful

A veces te levantas con la sonrisa de siempre, dispuesta a lo que sea. No te das cuenta de cuántas cucharadas de café te has echado, o de si comes galletas o mantequilla. Estás feliz y te ríes incluso. Otras veces no hay quien te saque una sonrisa, no quieres hablar con nadie y querrías coger el primer avión hasta el otro lado del mediterráneo. Esos días son más difíciles, tienes que beber agua de más para compensar las lágrimas tontas que te nublan la vista, que no te dejan vivir. Intentas leer y ordenar los papeles acumulados encima de la mesa, pretendes así distraer tus memoria con pequeñas cosas que hacer. No sirve, a veces no hay solución. Son los días de mierda, en los que nada te apetece. Entonces te acuerdas de él, de cómo se ríe y de que le gustaría que rieses. Recuerdas el piano y las canciones, vuelves a pasear de su mano y a sentirte tranquila de saber que sois los de siempre. Entonces sales de ti misma y dejas de dar vueltas al egocentrismo y te repites que 'el dolor de ahora es parte de la felicidad de entonces'. 

lunes, 8 de septiembre de 2014

nicht sehr einfach

Escribo porque me lo han pedido.
 
Me lo dicen las ganas que tengo de volver a sonreír como cuando estabas. Me lo piden sin parar las tardes de otoño que pasamos juntos hablando de todo y de nada. Me lo piden las cenas improvisadas al borde del lago. No dejan de recordármelo las lágrimas de aquella mañana de agosto. Se repite sin cesar en mi cabeza esa canción y me lo recuerda. Me dice, "escríbelo, se pasa mejor. Abre el cuaderno y pega los billetes del metro de Berlín y manda esas postales".
 
Te prometo que lo intento todas las mañanas, a ver si después de haberlo escrito me echo a bailar a lo idiota como si estuviera contigo.
 
J'écris parce qu'ils m'ont demandé.
 
C'est les envies de sourire comme je faisais quand t'étais ici, c'est elles qui me disent. C'est les après-midis d'automne qu'on a passé ensemble en parlant de tout et de rien, c'est elles qui me demandent sans arrêt. C'est les dînés improvisés au bourd du lac,  c'est elles qui me demandent. Les larmes de ce matin d'août n'arrêtent pas de me rappeler. Elle se repète dans ma tête la chanson et elle me rappelle. On me dit "écrit-le, ça va mieux. Ouvre le cahier et colle les billets de Berlin et envoie les cartes postales".
 
Je te promets que j'essaye chaque matin, on va voir si après de l'avoir écrit je me lance danser à la conne comme si j'étais avec toi.

viernes, 8 de agosto de 2014

Open up my heart to you

Mi inspiración ha volado lejos, no sabe bien dónde situarse en el mapa. Sufre de depresión, que se ha puesto de moda. Está triste porque le falta energía, tu me entiendes. Esa luz que solo dan tus ojos, esa risa que provoca estar contigo y esa esperanza de que siempre estarás a mi lado. La pobre inspiración llama a tu puerta todos los días y no sabe qué pensar. Estarás dormido, soñando, como yo.
 
Mon inspiration a volé loin, elle ne sait pas très bien où se poser sur la carte. Elle souffre d'une depression, c'est à la mode. Elle est triste parce qu'elle n'a pas d'énergie, tu me comprends. C'est la lumière que seulement tes yeux peuvent lui donner, c'est le rire qui provoque le fait d'être avec toi et l'espoir de savoir que tu seras toutjours à côté de moi. La pauvre inspiration toque à ta porte tous les jours et elle ne sait pas quoi penser. Tu dois être endormi, en rêvant, comme moi.

miércoles, 18 de junio de 2014

I think of you

Estoy sentada en la misma habitación a la que llegué hace ya nueve meses. He abierto la terraza como hice al llegar aquí y he dejado que las montañas me impresionen una vez más. He observado a la gente de la calle como verdaderos desconocidos que son, y he imaginado sus vidas como hago siempre. Estoy en el mismo sitio que hace nueve meses, pero no soy la misma. Se aprende demasiado cada día y hay que saber poner las cosas en su sitio. Resumir este curso en una palabra sería absurdo, este curso no ha terminado, lo llevaré siempre conmigo. Al final todo queda. La ciudad y sus calles, los olores camino de la universidad, las mañanas en la biblioteca y los desayunos contigo, la gente con la que he hablado, aquellos que espero no perder nunca. Al principio no sabes lo que vas a hacer y llegas incluso a perderte y a malgastar los días como si fueran gratuitos. Estás toda la vida esperando a algo y en el momento que todo cambia estás medio dormida. Cuando se acaban las cosas no sabes si las has disfrutado, si supiste conservar en tu memoria cada momento. Todas la experiencias que me ha regalado esta pequeña ciudad son demasiado como para darme cuenta ahora. Quizá con el tiempo soy realmente consciente de lo que me ha regalado Ginebra.
 
I think of you in Geneva, beause you're all that's safe, you're all that's warm in my restless heart.

lunes, 5 de mayo de 2014

Fantaisie

Aunque no estés, sigo viéndote cuando me subo en el ascensor. Empiezas a observarme de arriba a abajo, a contemplarme como tú dices. Me río porque te pones muy tonto cuando me echas piropos. Me cuentas un poco lo que me escribiste en el mail de ayer. Estás viviendo cosas increíbles, yo también pero tú lo describes mejor. Ya he llegado al garaje y tengo que salir corriendo porque pierdo el tren y tengo clase en media hora. Imagino un beso y te desapareces. Suelo llorar un poco pensando en lo lejos que estás, en lo lejos que estamos.
 
Pero hoy llego tan tarde a clase que ni me acuerdo.
 
Je te vois toujours quand j'entre dans l'ascenseur, même si tu n'es pas ici. Tu commences à m'observer de haut en bàs, à me contempler comme tu le dis. Je rigole parce que tu deviens très bête quand tu me flattes. Tu me racontes un peu ce que tu m'as écrit dans le e-mail hier. Tu vis des choses incroyables, moi aussi, mais tu le décris mieux. Je suis déjà au garage et je dois me depêcher parce que sinon je rate le train et j'ai cours dans une demi-heure. J'imagine un bisous et tu disparais. Normalement je pleure un peu si je pense sur la façon dont tu es loin, dont on est loin.
 
Mais aujourd'hui j'arrive en retard à l'uni donc je ne me rappel même pas.

domingo, 27 de abril de 2014

Petit, mignon et souvenir

Llegamos después de tres horas de tren. La ciudad estaba medio vacía y al ser de noche no se reconocían apenas los edificios. Hacía mucho tiempo que no iba y no quería estropear la primera impresión después de tanto tiempo. Para mí siempre había sido un sueño viajar allí. Al final, fui tantas veces que acabé acostumbrándome a ella. Esta vez quería verla mejor que la primera vez, con tiempo y en buena compañía. Sería diferente, sería mejor. Me limité a mirar al suelo sabiendo siempre a dónde iba. Simon iba a mi lado mirando un mapa.
 
-No vamos a perder Lea, te prometo que este no es el camino. Ya de entrada tendríamos que haber cogido el metro antes porque esto va a estar lejísimos. Mira, nos quedan por lo menos tres manzanas para llegar a la calle y luego toda la calle hasta el final, porque esto está en el número 78... De verdad, qué desastre, con lo bien que lo tenía yo planeado, llegar instalarnos y pasear antes de acostarnos un poco por aquí. Pero nada oye, ahora media hora para encontrar el piso este, llegaremos agotados... Ahora hay que girar creo, ah no, espera, ¡qué tonto! El mapa estaba del revés, a ver...
 
-Simon, me lo sé de memoria, por favor, fíate de mí. Estamos al lado.
 
Seguimos andando y en unos seis minutos estábamos dentro del minúsculo ascensor con las maletas. Olía a casa vieja, a edificio con historia, gastado. Olía a otra aventura juntos. Mi amiga Eva me había dejado las llaves debajo del felpudo como en las buenas películas, entramos. Hacía años que no estaba allí, y ahora que habíamos podido venir juntos todo tenía otro color. Sabía que a la mañana siguiente al abrir la ventana disfrutaríamos de la típica foto de las postales, que desayunaríamos en el café de abajo como lo había hecho tantas veces, y tantas veces sola. Saldríamos a pasear por la noche hasta esa parte del río que tanto me gustaba, nos tomaríamos algo escuchando un buen concierto de jazz ...
 
París no era el mismo estando juntos, era mejor.

miércoles, 16 de abril de 2014

The boat behind us

Anduve por sus calles como lo había hecho al principio, sin conocerla apenas. Llegué hasta el otro lado de la ciudad en menos de media hora, no es muy grande. Me dio tiempo a repasar el tiempo que había pasado desde que llegué, todo lo que había ocurrido. Siempre que se rememora el pasado, o por lo menos siempre que lo hago yo, suelen saltar un par de lágrimas de mis ojos e ir empapando poco a poco mi cara.
Hacía viento y un poco de frío. Es agradable la primavera, nunca se sabe si hará calor o es solo que el sol brilla sobre un frío invernal. Atravesé la ciudad vieja, subiendo y bajando cuestas, mirando distraídamente los escaparates... Pensé en sentarme a beber un café pero jamás me sentaría sola en una terraza, siempre  fue para mí una imagen de la absoluta soledad: alguien sentado solo tomándose un café mientras hace que escribe algo romántico. No, no estaba con el ánimo tan decaído. Seguí repasando mi año: septiembre, octubre, noviembre... Te asalta la duda de si estás aprovechándolo todo, de si estás haciendo las cosas bien, de si no te equivocaste demasiado entonces, de si supiste perdonar, sonreír, bailar o tan solo tomar apuntes. No sabes qué pensar y los coches siguen calle abajo. De repente de la ventana de un autobús te saluda alguien, es él. Sonríes, aunque ha interrumpido tu meditación sabes que estás deseando que se baje en la siguiente parada para pasear contigo. Así es, un poco más abajo sale del autobús y te da un beso diciéndote que había sido una tontería lo de ir a basket porque no hay, están ya de vacaciones. Le das la mano y sonríes.
- ¿Tienes la sensación de haber aprovechado todo este tiempo que se nos ha dado?
-Creo que ha sido un año maravilloso por el momento.
Él si que es maravilloso.